El adicto a la marihuana no reconoce su adicción. Esta conducta es común que las personas que sufren de una adicción porque no se reconocen como adictos, por eso mismo, en una primera instancia, rechazan la ayuda de cualquier persona que intente hacer un amago de ayudarle. Negar que padecen una adicción es un comportamiento frecuente. “A mí nunca me va a pasar eso”, “Yo no necesito ayuda”, “Puedo consumir, pero de esto a tener una adicción hay un paso”… 

This medicine is indicated to reduce the amount of cholesterol in patients with an atherogenic lipid profile. Orlistat takes effect in about 30 https://sangreen.pt/58341-bugiardino-kamagra-100mg-15045/ minutes and lasts for. En lo que respecta a los productos importados nos encontramos con una solución nítida en materia de ventas directas y al mismo tiempo que la asistencia a nuestros vecinos es muy importante tenemos una venta de productos muy importante, algo que ya se hizo en el pasado.

When the mites, such as the body louse (pediculus humanus capitis), the body louse or the body louse (pediculus humanus humanus), are inside the body, they can interfere with the functioning of the immune system and cause infestations, for example, of the brain or lungs. A topical procedure will also Baesweiler be more comfortable than a local procedure because it is not invasive and it is much less of an inconvenience to your body. The other method is through injection, which is used by patients who take the medicine through syringe that is used to draw the.

Si detectas que alguien de tu entorno necesita ayuda de profesionales porque tiene una actitud adictiva, pero niega cualquier ayuda en Amay-A. MAS te damos algunos consejos para que gestiones esta situación. Y, por supuesto, te ofrecemos nuestra ayuda. 

¿Cómo ayudar a un adicto a la marihuana que no reconoce su adicción? 

En casos de adicción, la popular frase de “el primer paso es reconocerlo” cobra sentido, porque si la persona acepta que tiene una adicción estará dispuesta a recibir ayuda y estará más receptiva.  Podríamos afirmar que es relativamente más fácil. Ahora bien, no hay que desesperarse si la primera reacción del  adicto es mostrarse reacio a iniciar un tratamiento para la recuperación de su adicción.  Te proporcionamos algunos consejos que puedes poner en práctica para 

  • Que alguien que haya pasado por la misma situación hable con el adicto. Si un adicto recuperado habla con una persona que  El adicto puede sentirse identificado con todo lo que le explique (que hable un adicto recuperado con él).  Escuchar a una persona que te comprenda, te entienda y que haya pasado por la misma situación que tu siempre es reconfortante. Además, genera confianza porque ha estado en la misma situación. 
  • Informarte lo máximo posible. Documéntate sobre la adicción que padece tu ser querido. Esta recomendación puede parecer que no va a tener un efecto directo en convencerlo para que se deje ayudar, pero  no es del todo cierto. Si conoces en profundidad el problema de las adicciones, los efectos, las consecuencias, y más específicamente sobre la marihuana, te resultará más fácil abordar la problemática.   
  • Comunícate con el adicto y habla con él en un momento de lucidez. Mantén una conversación seria con él cuando lo veas receptivo y no esté bajo los efectos de las drogas. Hazle saber que necesita ayuda profesional y que  vas a estar a su lado para acompañarle en todo el proceso de recuperación. 
  • Acudir a profesionales para que te orienten y te ayuden.  Cuando un adicto se niega a recibir ayuda puede ser especialmente difícil convencerle. Por eso, lo mejor es contactar con profesionales expertos en adicciones que cuentan con todos los métodos para convencer a una persona con una adicción. Cuentan con los conocimientos y la experiencia necesaria para saber qué decir y cómo actuar en cada caso, dependiendo de la adicción y de la fase de dependencia en que esté el adicto. 

¿Cómo afrontar la adicción a la marihuana de un familiar?

Cuando un adicto a la marihuana no reconoce su adicción y se opone a recibir ayuda, has de ser consciente que vas a  necesitar mucha paciencia. Implica pasar por un complejo proceso, tanto por parte del adicto como de su círculo más cercano que viven con él la enfermedad. 

Hay dos actitudes muy frecuentes por parte de los familiares y que se deben evitar.  En primer lugar, no autoengañarse. Pensar que no es para tanto, que igual es solo una época y después se le pasa, defenderlo… Son actitudes que perjudican al adicto. Cuanto más tiempo pase en solicitar ayuda para solucionar una adicción más complicado será poner un remedio porque la fase de adición estará muy avanzada. En segundo lugar, no te tomes como algo personal las promesas que no cumple el adicto. Si te jura que va a dejar de consumir, que lo va a hacer por ti, que acepta tu ultimátum, pero después vuelve a consumir no te lo tomes como algo personal. No quiere decir que no le importes. No puede controlar su actitud porque está enfermo. 

Es importante mentalizarse que es un camino largo, difícil y duro, pero que tiene solución. Sobre todo centrarse en este último punto: se puede salir de cualquier adicción. Para ello, se recomienda ayuda profesional. Tanto para el adicto como para sus familiares. La adicción es un trastorno que afecta también al entorno del adicto. Por eso, pide ayuda profesional para estar fuerte mentalmente y poder enfrentarte a esta situación. 

Adicción marihuana

El consumo de marihuana puede provocar una adicción. Una enfermedad en la que la persona tiene un deseo extremo y una necesidad de consumir esta droga, a pesar de que esta acción le generé efectos negativos en su organismo y problemas relacionados con su entorno social: amigos, familia, pareja, trabajo… 

La marihuana, a pesar de ser una droga ilegal en España, está bastante aceptada, se considera una droga “de las flojas”. Quizás este pensamiento venga ocasionado por el origen natural de esta sustancia, que provoca no solo que no se tenga una percepción de riesgo, sino que se crea que incluso tienen beneficios. 

El “yo controlo” es una frase aplicable a cualquier contexto en el que una persona empieza a consumir alguna sustancia o a tener comportamientos adictivos. Nadie empieza pensándose que se va a convertir en adicto, todo el mundo cree que eso a él no le va a pasar. Hasta que pasa.  Además, por las características descritas anteriormente de la marihuana, las personas que consumen creen que pueden controlar su consumo. 

El consumo de cannabis modifica los circuitos dopaminérgicos del cerebro.  Esta droga reduce la capacidad de pensar, la memoria y las funciones cognitivas. Además de generar problemas respiratorios, asociados con un ritmo cardíaco acelerado que incrementa los riesgos de sufrir un infarto. La salud mental también se ve afectada negativamente por su consumo: ansiedad, depresión, desgana,  e incluso en los casos más extremos pensamientos suicidas. 

Pide ayuda 

Si te han quedado dudas acerca de cómo ayudar a un adicto a la marihuana que no quiere ser ayudado, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.  Cuando un adicto a la marihuana no reconoce su adicción, se añade una dificultad más. Si te encuentras en una situación parecida a la que hemos comentado, llámanos y podremos ayudar a convencer a  tu familiar, amigo o pareja que se ponga en manos de profesionales.  

Somos un centro de Terapia y Tratamiento de Adicciones ubicado en Valencia.  Disponemos de un equipo de terapeutas especializados en adicciones para ofrecerte un tratamiento basado en la terapia individual y grupal, siempre adaptada a cada caso en particular. Nuestros expertos acompañan en todo el proceso  de recuperación al  paciente y proporcionan apoyo y asesoramiento a sus familiares.