La cocaína o coca es una de las sustancias más adictivas y peligrosas que existen hoy en día. A pesar de que es una droga con gran popularidad y que se consume en todo el mundo, poca gente es consciente o decide hacer caso omiso a los riesgos que conlleva su consumo para la salud. En función de su método de administración el peligro puede ser más o menos elevado. Sin embargo, a grandes rasgos, se tome como se tome, sigue siendo mucho más alto que tomar cualquier otro estupefaciente conocido. Hoy te revelamos cómo inciden los efectos de la cocaina en el cerebro y cómo afectan a la vida de la persona que decide tomarla.

Los efectos de la cocaina para los jóvenes

Entre el sector joven de la población, la cocaína es uno de los estupefacientes más conocidos. Su naturaleza estimulante la posicionan como una sustancia perfecta para el entretenimiento y el ocio nocturno. De modo que se consume muy frecuentemente en situaciones donde se dan actividades recreativas, la necesidad de empatizar con los amigos o de interactuar con el entorno. Un hecho que ha promovido la diversificación de sus métodos de administración, con el fin de poder experimentar los efectos de la droga de la forma más completa posible. No obstante, como cualquier otra sustancia tóxica, los efectos de la cocaina son perjudiciales para la salud y conllevan graves consecuencias.

¿Cómo inciden los efectos de la cocaina sobre el cerebro?

Según varios estudios científicos basados en pacientes con trastornos por adicción a la cocaína, el consumo abusivo de esta sustancia provoca una hiperactivación de una sección cerebral conocida como núcleo estriado ventral. Ésta forma parte del circuito de recompensa cerebral y es la responsable de activar comportamientos básicos en la conducta. Como por ejemplo, la necesidad de alimentarse y tener relaciones sexuales.

Por otra parte, los efectos de la cocaina también provocan una activación “anómala” de la llamada corteza prefrontal. Una zona que gestiona la regulación de la conducta y que está vinculada a la inhibición de comportamientos impulsivos automáticos. Para las personas que abusan del consumo de coca esta zona cerebral permanece inactiva. Es decir, que no responde a los impulsos negativos del comportamiento.

Cuando una persona consume cocaína frecuentemente, el equilibrio psicológico de su cerebro queda alterado significativamente. En consecuencia, el establecimiento de prioridades se vuelve un proceso complejo y difícil para ésta. La toma de decisiones se convierte en un problema que genera múltiples consecuencias negativas.

Los efectos de la cocaina en la vida del consumidor

La cocaína es una de las drogas más destructivas para el ser humano. Sin embargo, si se analiza el número de consumidores alrededor del mundo, sigue siendo una de las menos temidas. Una explicación posible puede ser porque la dependencia a esta sustancia acostumbra a pasar inadvertida. Al vincularse a los momentos lúdicos y festivos, los adictos no acostumbran a tomarla diariamente. Por otra parte, es un estupefaciente fácil de conseguir.

En general, los efectos de la cocaina que se consideran más destructivos para el individuo se pueden resumir de esta forma:

  • La adicción puede generar alteraciones en las funciones cardíacas, cerebrales y psíquicas
  • Debido al coste de su adquisición, puede acabar con el patrimonio económico de la familia
  • La dependencia puede destrozar la vida laboral y social de la persona enferma

En cuestión de dependencia y adicción en drogas, los factores ambientales son un elemento clave que puede condicionar completamente la conducta de la persona. Los lugares, ambientes, contextos, etc. que recuedan al consumo de la sustancia pueden incentivar un aumento de la frecuencia y de las dosis. Para que esto no ocurra, es preciso modificar los hábitos sociales y evitar aquellos elementos que puedan generar ansia por consumir. En los casos más graves, el ingreso en un centro de rehabilitación en Valencia se vuelve una obligación.

Síntomas de adicción a la cocaína

Cuando se empieza a tomar cocaína, hasta que no pasa un tiempo indeterminado es complicado tener consciencia de que se padece dependencia a esta sustancia. La adicción empieza a hacerse visible cuando el adicto sufre un cansancio extremo, sueño profundo y un gran apetito. Momento en el cual los efectos más adversos de la cocaína empiezan a aparecer.

Los síntomas de adicción a la cocaína más comunes son:

  • Alteraciones del ritmo cardíaco
  • Hipertensión
  • Deterioro cerebrovascular
  • Riesgo de sufrir un ictus
  • Posibilidad de episodios de epilepsia
  • Brotes psicóticos
  • Delirios, impulsividad y paranoia

No te la juegues con la droga. Si sufres efectos de la cocaina por un consumo abusivo o por adicción, contáctanos. Nuestros terapeutas de adicciones en Valencia pueden ayudarte a mejorar tu estado de salud. Mediante un proceso de rehabilitación adaptado, puedes volver a una vida normal y evitar las consecuencias de la droga.